Comunicado
Global

De acuerdo con un informe de la OIM, la COVID-19 ha provocado un marcado aumento en la cifra de migrantes vulnerables que transitan por las Américas

Migrants in transit in Colchane, Chile. Many vulnerable migrants are Haitian, as well as nationals from other countries in the Caribbean, Asia, Africa, and the Americas, according to a new IOM report. Photo: IOM Chile

Buenos Aires/San José – Al menos 30.000 menores, la mayor parte de ellos, menores de cinco años, se encuentran entre las más de 125.000 personas que este año han arriesgado sus vidas cruzando el Tapón del Darién, una de las rutas irregulares más peligrosas del mundo para los migrantes que se dirigen a Norteamérica, de acuerdo con un informe sobre los movimientos migratorios regionales en las Américas difundido hoy por la Organización Internacional para las Migraciones.

El informe pone de relieve que el tránsito desde Suramérica de migrantes del Caribe, Asia, África y las Américas ha estado teniendo lugar desde hace aproximadamente una década, y que el mismo ha aumentado de forma dramática debido al impacto socioeconómico, sanitario y político de la pandemia de COVID-19.

La cifra total de cruces irregulares del Tapón del Darién – que es un pasaje selvático muy peligroso en la frontera entre Colombia y Panamá, sin caminos, y en donde grupos armados, traficantes de migrantes y tratantes de personas desarrollan actividades, es más alta este año que en la totalidad del período 2010-2020 combinado. Cerca del 25% de tales cruces corresponden a menores, y cerca de 24.000 eran menores de cinco años o incluso menos. 

De acuerdo con el informe, muchos de los migrantes vulnerables en tránsito son haitianos, y también hay nacionales de otros países del Caribe, Asia, África y las Américas. 

Un número creciente de nacionales de estas regiones han migrado hacia Suramérica en la última década. De acuerdo con estimaciones del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales (UNDESA) de las Naciones Unidas, la cifra de migrantes africanos en Suramérica aumentó, pasando de 22.000 en 2010 a 43.000 en 2020, en tanto que la cantidad de migrantes del Caribe en la región creció exponencialmente de 79.000 en 2010 a 424.000 en 2020. Los migrantes asiáticos en la región también aumentaron de 208.000 en 2010 a 302.000 en 2020.

Sin poder hacer uso de la opción de usar rutas migratorias regulares, muchos migrantes recurren a los traficantes, lo cual aumenta su nivel de vulnerabilidad y crea inquietud en torno a su seguridad, tal como lo demuestra el mencionado informe.

Entre estos flujos hay migrantes que se han reasentado en forma regular principalmente en países de Suramérica, sobre todo en Brasil y Chile, en los últimos años.

El informe pone de relieve que algunos migrantes en tránsito a Norteamérica y procedentes del Caribe, África y Asia tienen hijos que son nacionales de países de Suramérica, de modo que no son exclusivamente migrantes del Caribe o de otras regiones. 

Otros fueron forzados o decidieron migrar a otros destinos en el norte del continente debido a no contar con documentación adecuada y por el impacto de la pandemia, incluyendo un alarmante aumento de la xenofobia, lo cual limitó su acceso a los servicios básicos. Los desastres y la inestabilidad política en países de origen y de residencia también fueron otros agentes impulsores de la migración. 

La OIM ha solicitado la suma de 74,7 millones de dólares EEUU para poder responder a las necesidades humanitarias de la cifra cada vez mayor de migrantes vulnerables en tránsito; y también para que los actuales países de destino puedan mitigar los impactos negativos de la crisis y otros factores socioeconómicos que a menudo golpean a los migrantes en primer lugar y de forma más violenta. La asistencia incluye alimentos, ropa, servicios sanitarios y apoyo psicosocial, albergues seguros, y protección para víctimas y personas en riesgo de sufrir violencia basada en género y trata de personas. 

La Plataforma de Respuesta a Crisis Mundiales brinda un resumen de los planes y requerimientos de fondos de la OIM para responder a las necesidades y aspiraciones siempre cambiantes de quienes se ven impactados por o están en riesgo de verse impactados por las crisis y los desplazamientos en 2021 y aún más allá. La Plataforma es actualizada con regularidad mientras las crisis evolucionan y emergen nuevas situaciones. 

Para más información por favor contactar a Juliana Quintero en la Oficina Regional de la OIM en Buenos Aires, Email: juquintero@iom.int, Tel: +54 9 11 3248 8134, o Jorge Gallo en la Oficina Regional de la OIM  en San José, Correo electrónico: jgallo@iom.int, Tel: +506 7203 6536