Programa de Asistencia a Victimas de Trata ( AVOT )

Entre los años 2005 y 2010 la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) implementó el Programa AVOT para proveer asistencia integral a las víctimas del delito de trata de personas a través de una estrategia de intervención múltiple, que incluyó la protección de la víctima, su retorno y reintegración.

OIM y la atención a víctimas de trata

 Una vez identificada la víctima, a través de un mecanismo rápido conforme a los lineamientos establecidos en los instrumentos internacionales, la OIM intervenía para brindarle un lugar seguro y protegido, junto con las provisiones básicas para la vida diaria hasta que pudiera resolverse su situación.

Se proporcionaba a las víctimas asistencia integral tanto en los aspectos jurídicos como médicos y psicológicos. A su vez, frecuentemente, era necesario proveer o facilitar la regularización de la documentación ya que era habitual su confiscación por parte de las redes de tratantes.

Si la víctima expresaba su voluntad de retornar, se coordinaba el regreso a su país (si la persona era extranjera) o a su provincia de origen (si se trataba de una víctima argentina) en condiciones de seguridad.

Mejores condiciones de vida para evitar la re-victimización

Una vez recuperada su estabilidad psico-física, comenzaba la búsqueda de un proyecto de vida diferente, para que las víctimas puedan reinsertarse en su lugar de origen en mejores condiciones. Durante el período inicial se les brindaba asistencia monitoreada por la oficina de la OIM en el país de origen, las autoridades locales o, en su defecto, se formalizaba una cooperación conjunta con ONGs especializadas en la asistencia a este tipo de víctimas.

Esta cobertura era integral y, por lo tanto, requería de recursos que asegurasen una continuidad en la atención, especialmente en los períodos de retorno al hogar donde, de no fortalecerse las condiciones personales, laborales y sociales del entorno, resulta inevitable que la víctima vivencie, nuevamente, una situación de extrema vulnerabilidad.

Actividades paralelas

Si bien durante algunos años las investigaciones realizadas indicaron que la problemática de la "trata de personas" no estaba instalada en Argentina, desde abril del 2008, mediante la sanción de la Ley 23.364: Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Victimas, los organismos gubernamentales, liderados por la Oficina de Rescate y Acompañamiento a personas damnificadas por el delito de la Trata de Personas, dependiente del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación, comenzaron a implementar acciones de persecución del delito y asistencia directa a las víctimas.

En este sentido, el Programa AVOT, además de la asistencia a las víctimas, proveyó asistencia técnica a organismos gubernamentales y ONGs. Fundamentalmente, cooperó estrechamente con la Oficina de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata y la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia de la Nación, en la implementación de dispositivos de asistencia para las víctimas de trata.

Resultados

  • El Programa AVOT tuvo cobertura en los países del Cono Sur (Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay).

 

  • Desde sus inicios asistió en la Argentina un total de 525 personas de las cuales 456 eran víctimas directas y 89 personas estaban a cargo de ellas, en su mayoría niños y niñas junto con sus padres y/o madres. 

 

  • De los casos asistidos hasta octubre de 2009, 190 fueron víctimas de explotación sexual, mientras que 219 fueron explotados laboralmente.

 

  • La experiencia del Programa AVOT permitió constatar un incremento constante de mujeres jóvenes víctimas de trata con fines de explotación sexual. Asimismo, evidenció que las víctimas de explotación laboral eran cada vez más jóvenes solas y adolescentes.

 

  • Los países de origen de las víctimas eran, principalmente, Paraguay y Bolivia, además de República Dominicana, Brasil, Perú, Colombia y Argentina.

 

  • De los 456 casos asistidos durante el periodo analizado, 288 personas decidieron retornar voluntariamente a sus países de origen. El 48% regresó a Bolivia, el 31% a Paraguay; el 10% regresó a República Dominicana y el 11% restante se distribuyó, equitativamente, entre Colombia, Brasil y Perú.

 

  • El Programa AVOT tuvo como contrapartes a los gobiernos de la región a través de sus Ministerios de Justicia, Oficinas de Asistencia a las Víctimas, Ministerios del Interior, Ministerios de Relaciones Exteriores,   Secretarías   de   la   Mujer,   Ministerios Públicos Fiscales y Poder Judicial, Defensorías del Pueblo y organizaciones de la sociedad civil.