La OIM lleva alivio a migrantes vulnerables ante la COVID-19 en la Argentina


Date Publish: 
Wednesday, May 13, 2020

Buenos Aires –  Hasta el domingo pasado, 10 de mayo, la República Argentina ha informado que se han registrado 6.034 casos de COVID-19, en tanto más de 300 personas han fallecido. El Gobierno nacional ha decretado el aislamiento social, preventivo y obligatorio desde el 20 de marzo, y numerosas actividades comerciales e industriales, así como las clases presenciales en todos los niveles educativos, están suspendidas. En esta situación, las personas migrantes se enfrentan a obstáculos especiales.

La Argentina es el principal país receptor de migrantes en América del Sur. Según las estadísticas del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (ONU DAES), en 2019 el porcentaje de población migrante representaba un 5,1 por ciento del total de la población, una cifra que, como proporción del total de residentes, se encuentra entre las más altas de América Latina. Este porcentaje es aún mayor en Buenos Aires, la capital del país y su ciudad más grande, donde más del 13 por ciento de los habitantes son migrantes nacidos fuera de la Argentina.

TENDENCIAS MIGRATORIAS EN AMÉRICA DEL SUR 

Entre estas personas migrantes, las tasas de trabajo informal y por cuenta propia son elevadas. Además, quienes no cuentan con dos años de residencia legal no pueden acceder al Ingreso Familiar de Emergencia, medida dispuesta por el Gobierno para trabajadores informales y contribuyentes de las categorías más bajas.

Éste es el contexto en que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) está trabajando en estrecha colaboración con el Gobierno nacional y con organizaciones de la sociedad civil para brindar apoyo sanitario y alimentario a personas migrantes en extrema vulnerabilidad.

“La pandemia de COVID-19 ha demostrado que la solidaridad, el diálogo, la coordinación y la complementariedad entre las agencias de gobierno, actores humanitarios y el sector privado, es la mejor estrategia para que nadie quede atrás”, dijo Gabriela Fernández, Jefa de Oficina de la OIM Argentina. “Tenemos que seguir trabajando con este espíritu”.

En el Área Metropolitana de Buenos Aires, la Oficina País de la OIM en la Argentina ha entregado 1.500 kits con productos alimentarios, de higiene y de limpieza en forma conjunta con la Cruz Roja Argentina. Actualmente se está preparando una entrega adicional de otros 1.500 kits. La mayor parte de los beneficiarios de este apoyo son venezolanos.

Asimismo, la OIM ha elaborado información sobre la COVID-19 en diversos idiomas, incluidos el inglés para los numerosos migrantes de Jamaica, y el francés, para los migrantes llegados desde Senegal y Haití. “Estos son los migrantes que se encuentran entre los más vulnerables”, señaló Juliana Quintero, portavoz de la OIM para la región. Los idiomas, añadió Quintero, “son unas de las principales barreras de acceso a la información sobre la pandemia”.

Además, la OIM está fortaleciendo las capacidades de respuesta del  Estado argentino. Se han entregado termómetros infrarrojos y tapabocas a la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), que permiten realizar testeos de salud en los pasos fronterizos habilitados, y resguardar a los/as agentes migratorios en el desarrollo de sus tareas. 

“La OIM, con la que tenemos una amplia agenda de trabajo, ha sido una aliada clave en este momento particular, contribuyendo con recursos materiales y humanos para cuidar a todos los argentinos y argentinas”, dijo la Directora Nacional de Migraciones, Florencia Carignano.

La realización de las actividades ha sido posible gracias al apoyo financiero de la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de Estados Unidos (PRM por su sigla en inglés).