FAO y OIM visibilizan la contribución positiva de los migrantes rurales a la seguridad alimentaria y el desarrollo rural


Date Publish: 
Sunday, October 22, 2017

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y la Organización Internacional para las Migraciones en Argentina conmemoraron el Día Mundial de la Alimentación 2017 con una jornada para visibilizar el potencial de la migración rural para la reducción de la pobreza, la seguridad alimentaria y la nutrición, el uso sostenible de los recursos y la resiliencia de los hogares rurales.

En la apertura de este encuentro, que tuvo lugar en la sede de la Oficina País de la OIM en Buenos Aires, participaron René Mauricio Valdés, Coordinador Residente de ONU en Argentina; Gabriela Fernández, Jefa de Oficina de OIM Argentina, Federico Agusti; Director de Asuntos Internacionales en la Dirección Nacional de Migraciones; y Mercedes Nimo, Subsecretaria de Alimentos y Bebidas en el Ministerio de Agroindustria.

René Mauricio Valdés, Coordinador Residente de ONU en Argentina, subrayó que “hoy tenemos más desplazados y refugiados que desde la Segunda Guerra Mundial. La inestabilidad económica, la pobreza, el hambre o el cambio climático son factores que contribuyen a migrar”. “El desarrollo rural crea oportunidades de trabajo, especialmente para los jóvenes, y asegura la seguridad alimentaria. Se trata de una oportunidad para impulsar acciones que están vinculadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

Gabriela Fernández, Jefa de Oficina de OIM Argentina, destacó: “Es necesario visibilizar la contribución positiva de los migrantes a las comunidades receptoras, por ejemplo dinamizando la economía y contribuyendo a la diversidad social y cultural. Fernández añadió: “Es indispensable también concebir a la migración como una estrategia inherente a la condición humana y, por lo tanto, un derecho que tienen las personas a mejorar sus condiciones de vida y las de sus familias”.

Federico Agusti, Director de Asuntos Internacionales en la Dirección Nacional de Migraciones advirtió que los marcos regulatorios migratorios deben seguir evolucionando. “Muchas personas arriesgan su vida al emigrar, por ello necesitamos más cooperación internacional. Ahora se está avanzando en un Pacto Mundial sobre Migraciones”.

Mercedes Nimo, Subsecretaria de Alimentos y Bebidas de la Subsecretaría de Agregado de Valor del Ministerio de Agroindustria, aseguró la importancia de fortalecer la seguridad alimentaria y nutricional en la búsqueda de acercar alimentos inocuos y nutritivos a la población más vulnerable. “El Ministerio apuesta por el arraigo de los jóvenes, generar los instrumentos que permitan disminuir las migraciones rurales y brindar las posibilidades de desarrollo en cada territorio”.

Los bolivianos y la producción hortícola en provincia de Buenos Aires

Guillermo Neiman, Director del CEIL-CONICET, subrayó los retos a los que se enfrenta un migrante al cambiar de país. “Conseguir trabajo es un trabajo en sí mismo. El migrante tiene que resolver cuestiones como vivienda, acceso a primeros ingresos, una buena alimentación. Por ello debemos generar mayor arraigo entre las poblaciones y pensar en políticas para garantizar el desarrollo rural”.

Roberto Benencia, investigador de CONICET y docente en FAUBA, analizó el aporte histórico de los migrantes bolivianos a la producción hortícola en Argentina. “Bolivia es la segunda población migrante limítrofe más importante en la provincia de Buenos Aires, luego de Paraguay. Desde los años 80 las familias bolivianas se constituyeron exitosamente en el trabajo agrícola, gracias a sus redes de contactos y lógicas comunitarias”.

Benencia añadió que la crisis del 2001 en Argentina modificó lo que él denomina “escalera boliviana”, un fenómeno de movilidad social en el que los migrantes pueden pasar de peón rural, a mediero, arrendatario, propietario o comerciante desligado de la producción primaria.

Benencia agregó que “en los últimos 10 años se apreció un ingreso directo en tierras nuevas a través de arrendamiento por dos motivos fundamentales: las dificultades para acceder a la tierra y la pérdida de interés de los descendientes de estas familias para continuar en la actividad”.

Seguridad alimentaria, nutrición y alimentación saludable

Analía Romero, Nutricionista en la Subsecretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria, advirtió que “en Argentina no llegamos a dos porciones de fruta al día. Debemos incorporar el consumo de frutas y verduras a nuestra dieta para una alimentación saludable”.

Albina Vides, migrante boliviana y Presidenta de Asociación de Medieros y Afines (ASOMA) de la Plata, explicó algunas de las dificultades a las que se enfrenta como productora de alimentos. “Nos cuesta mucho vender nuestros productos y a veces nos planteamos elegir entre invertir en semillas o plantines o comprarle unas zapatillas a nuestros hijos”. “Deberíamos tener más mercados directos entre productor y consumidor y mayor acceso a la tierra, porque así mejora la calidad de la tierra y la producción”.

José María Mones Cazón, Director Nacional de Programas de Desarrollo Regional en el Ministerio de Agroindustria, explicó que “el Ministerio trabaja en promover la reconversión y modernización tecnológica para pequeños y medianos productores, y capacitar a la nueva generación de jóvenes rurales a través del programas como el turismo rural, Agroemprende o Escuelagro”.

Por último, Francisco Yofre, Oficial a cargo de FAO en Argentina, cerró la jornada y agradeció a las instituciones su participación en una jornada que anualmente conmemora la FAO para demostrar su compromiso con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 2 – Alcanzar la meta Hambre Cero en 2030.

Sobre el Día Mundial de la Alimentación

La FAO conmemora el Día Mundial de la Alimentación el 16 de octubre de cada año para conmemorar la fundación de la Organización en el año 1945. Se organizan eventos en más de 150 países de todo el mundo, convirtiéndolo en uno de los días más celebrados del calendario de la ONU. Estos eventos promueven la concienciación y la acción a escala mundial para aquellos que padecen hambre y la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria y dietas nutritivas para todos.